5 técnicas para diseñar aparadores por Escuela ELBS

En estas fechas de plena ebullición de luces, comercio y regalos, la Escuela ELBS, centro especializado en el ámbito del escaparatismo y el visual merchandising, analiza las 5 técnicas para diseñar aparadores más imprescindbles.

“Los negocios del sector retail y la decoración de escaparates son dos ámbitos que no pueden ir desligados”, apuntan desde el centro formativo ELBS, donde se puede encontrar el Curso Escaparatismo y Merchandising. “Por ello, tener en cuenta estas técnicas es imprescindible si se quiere potenciar el negocio mediante un escaparate que atraiga a los clientes potenciales”.

5 Técnicas de escaparatismo imprescindibles
Y es que esta disciplina tiene como objetivo destacar pecios, novedades, productos y servicios para visibilizar y exponer al máximo los beneficios de un negocio. “Por eso, potenciar sus mejores características a través del aparador, un lugar donde la gente suele mirar, es una técnica imprescindible”, destacan.

1-. Luz directa o indirecta
Una de las técnicas que se deben tener en cuenta a la hora de diseñar un aparador es la iluminación que este debe tener. Jugar con las luces hace que se puedan crear efectos de luces y sombras para focalizar en algunos puntos concretos del aparador. También deben tenerse en cuenta la calidez y el tono de luz.

2-. Temporada
Como en la mayoría de negocios, a la hora de diseñar un escaparate es importante tener en cuenta la temporalidad de los productos. “Por ejemplo, si se trata de un negocio de cosmética, en verano priorizaremos los productos de protección solar”, explican desde el centro. "El alumnado de nuestra titulación aprende las técnicas de análisis de la temporalidad de cada negocio, por ello afirman sentirse satisfechos de su elección y lo destacan en sus opiniones sobre ELBS".

3-. Rango de precios
Pasar por delante de un escaparate es la oportunidad perfecta para fijarse en el rango de precios de una tienda o comercio. “Es decir, destacar un rango de productos con precio alto dará una imagen concreta y, destacar un rango medio o bajo, dará otra idea a los transeúntes que vean el escaparate”, explican, “en este punto hay que tener claro cuál es el tipo de cliente que se quiere atraer”.

4-. Originalidad y claridad
Dos características que debe tener cualquier aparador. Copiar el escaparate o la distribución del mismo de otro comercio no es buena idea. “Lo mejor es ser original y,a la vez, claro, ordenando los productos de manera estratégica y sin sobrecargar la imagen general”, apuntan.

5-. Carta de presentación seductora
El objetivo final de un diseño de aparador es que cualquiera que pase por delante pueda sentirse atraído por la tienda en concreto. “Hay que pensar en el escaparate como si fuera una carta de presentación, por eso debe ser seductora a la vez que directa y original”, acaban desde el centro Escuela ELBS.


Fuente original: Comunicae.es.

comunicae