Raimundo Sánchez recomienda las fuentes de barro para los asados de Navidad

www.alfareriaraimundosanchez.com, empresa de alfarería situada en Valdetorres de Jarama (Madrid), es fabricante de fuentes, botijos, ollas, platos y cazuelas de barro para su utilización en cocina. Raimundo Sánchez presume de satisfacer las necesidades de sus clientes en días tan familiares como los de Navidad. Por ello, y para ayudarles a disfrutar de las fiestas navideñas y del placer de la comida, la empresa madrileña dispone de las fuentes artesanas más apropiadas para todo tipo de hornos domésticos. Las bandejas de barro de Raimundo Sánchez son ideales para hornos de leña, hornos de gas y eléctricos. También son válidas para su uso en microondas.

Ahora que se acerca la Navidad, merece la pena citar uno de los platos más típicos de la cocina castellana: el asado. La fuente de barro rectangular con asas permite una cocción muy lenta que deja la carne especialmente tierna. La cantidad de cordero que se debe cocinar será calculada dependiendo del número de comensales. Por lo tanto, tendremos que tener presente el tipo y cantidad de piezas que queremos asar y, si éstas nos van a caber bien en la fuente y en el horno de casa. En función del número de invitados, Raimundo Sánchez dispone de fuentes rectangulares con asas de 37 x 22 cm, y 40 x 25 cm. Las fuentes con asas facilitan el agarre óptimo y su manejo.

Si se prefiere fuentes sin asas, las fuentes recomendadas para los asados en casa son las que tienen las medidas 29 x 20 cm, o 38 x 27 cm. Además, las fuentes más usadas para asar en un horno convencional también son las fuentes de forma ovalada, con medidas entre los 33 x 22 cm y los 49 x 29 cm. También las fuentes de barro ovaladas con asas.

El secreto para conseguir un buen asado es cocinarlo de forma lenta, para así lograr que la carne quede bien tierna por dentro, aunque crujiente por fuera. Para conseguir resultados dignos de un asador profesional en nuestra propia casa, se debe variar la temperatura del horno durante sus aproximadas tres horas de cocción. Existen casi tantas formas de preparar el cochinillo como familias españolas. Por ello, hay tantas variaciones de ingredientes en la receta, como de tiempos de cocción. De todos modos, para Raimundo Sánchez el denominador común debería ser el mismo: la fuente de barro. Ésta deberá sumergirse en agua unos minutos antes de empezar la cocción, evitando los golpes, sobre todo mientras permanezca caliente. Una vez fría, la fuente deberá limpiarse con agua tibia, evitando el uso de detergentes. 


Fuente original: Comunicae.es.

comunicae